UN DISCURSO IMPROVISADO Y VACÍO

01-03-2012 De: Comité Nacional de la UCR

Declaración del Comité Nacional y los bloques parlamentarios de la UCR

Las expectativas eran otras. Esperábamos que la Presidenta nos informara sobre los temas que a todos nos importan: la inflación y la forma de combatirla, por que afecta al salario; la seguridad, que carece de conducción y estrategias; la crisis energética, que demasiado a menudo nos deja sin luz y sin combustibles.

Por supuesto, tampoco nada escuchamos acerca de los problemas estructurales que nos afectan. Por ejemplo, la educación, porque la Presidenta solo aludió a los malos sueldos que cobran los docentes sin referirse siquiera a la carecencia de una política educativa nacional y al retroceso que significaron las reformas que en ese campo, perjudicaron la calidad de la enseñanza pública.

En cambio, defendió la gran minería, cuestionada por gran parte de la sociedad, como también lo hizo con una gestión ferroviaria que en realidad nunca existió y que ha mostrado de manera clara las consecuencias que puede tener para los sectores que más necesitan la presencia del Estado.

Replanteó por enésima vez un conflicto cada dia más sobreactuado con el gobierno de la Ciudad de Buenos Aires y cayó en la contradicción de insistir en criticar a la oposición y al mismo tiempo pedir su ayuda, desconociendo el rol de control que le atribuyó la sociedad a esa oposición a la que critica, en la creencia de que el único camino admisible es coincidir pasivamente con su gobierno.

El discurso del 1 de marzo es una obligación constitucional mediante el que la Presidenta debe informar sobre el estado de la Nación y las políticas en curso. La de hoy fue una improvisación autoreferencial y vacía de contenido que nos decepcionó.

La UCR en su Provincia